Buscar
  • comunicaciones988

Reincorporados, víctimas del conflicto, entidades y comunidad ¡Juntos por la reconciliación!


Al cumplirse reciénteme cinco años de la firma del Acuerdo de Paz en Colombia, hablar de paz genera diversas opiniones. Lo cierto es que fue un suceso de gran connotación histórica, una fecha que marcó un antes y un después a 50 años de violencia del conflicto armado en el país que, aunque aún persiste, diferentes actores tienen la convicción de que la cohesión social, la promoción del desarrollo productivo y la reconciliación son el camino para seguir consolidando una paz estable y duradera.

Esto último, quizás puede sonar a un cuento de hadas, pero está sucediendo y se puede evidenciar en los departamentos de Bolívar, Sucre, Cesar y La Guajira, donde 661 excombatientes de las FARC, 80 miembros de la comunidad y 16 víctimas del conflicto armado, se unieron en 19 formas asociativas para emprender e impulsar sus proyectos productivos rurales, los cuales vienen siendo apoyados por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización – ARN, Misión de Verificación de la ONU, ECOMUN, OIM, Fundación Evolución Caribe y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania a través del proyecto “Estabilización y consolidación de la paz en territorios de postconflicto mediante la reincorporación social y económica”, entre otras entidades públicas y privadas.


Este apoyo internacional va más allá del fortalecimiento de los emprendimientos, también tiene un componente de reconstrucción del tejido social, de la promoción de la NO estigmatización, de la reconciliación y no repetición. Por ello, desde el proyecto se apoyó el diseño y puesta en marcha de nueve jornadas de “Integración Social, Convivencia y Reconciliación”, en cuatro de siete departamentos que conforman la costa Caribe colombiana, lideradas por firmantes del Acuerdo de Paz y víctimas del conflicto armado con el apoyo de instituciones públicas y privadas.

Las jornadas fue el resultado de cuatro meses de reuniones con las Mesas de víctimas, líderes sociales, comunidad, la iglesia, organizaciones de base, entes gubernamentales locales y nacionales, fuerza pública, empresas, cooperación internacional y actores que también vienen aportan al proceso de paz en estos territorios. El proceso no fue fácil, pero permitió que, reincorporados de las FARC, víctimas, líderes, fuerza pública, iglesia y demás actores se sentarán a hablar de paz, integración social, convivencia y reconciliación; como fue el caso de Chalán, corazón de los Montes de María y del conflicto armado, una de las zonas más violentas de Colombia durante la guerra, donde “llegó la paz 14 años antes de la firma del Acuerdo de Paz, tras la devastadora noticia del asesinato del padre José Luis Cárdenas Hernández, un 17 de octubre de 2002, a sólo 10 pasos de la parroquia Inmaculada Concepción de María de Chalán, y hechos como el -Burro Bomba-, que marcaron un antes y un después para los chalaneros, pues el Ejército ingresó con fuerza al municipio y alejó a los grupos armados”, así lo expresó Rocío Huertas Blanco, amiga del sacerdote.


Néstor Luis de la Rosa, actual sacerdote de la parroquia Inmaculada Concepción de María de Chalán, expresó que “Este evento le permite al pueblo de Chalán empezar a sanar las heridas e ir creando armonía en toda la población. Fue un acto muy especial, porque se fue dando la reconciliación con los diferentes actos protocolarios como la Eucaristía, porque es importante que se unan víctimas y victimarios en un sólo ambiente y a la vez, manifestar que si es posible la paz y el perdón”.


Las jornadas de integración social fueron el pretexto, para generar ese primer acercamiento que estaba pendiente, no solo con las víctimas, sino con la iglesia y demás actores. En respuesta a estas reuniones, en varios de los eventos se dio apertura con la Santa Eucarística, en otros inició con un espacio de oración y reflexión sobre el perdón y la reconciliación; posteriormente, en cada jornada, se realizó el conversatorio o diálogo sobre el rol de las diferentes entidades y organizaciones que trabajan por la paz en los territorios y acto seguido, se dio la firma del “Pacto por la Paz y la Reconciliación”, espacio donde las emociones quedaron a flor de piel y las lágrimas reflejaban aún el dolor de la guerra, pero a la vez, la paz de un encuentro que reforzaba el compromiso de trabajar por la no repetición.

Estas jornadas se realizaron en Bolívar en los municipios de San Jacinto, Santa Rosa de Lima, Mahates y El Carmen de Bolívar; en Sucre en los municipios de Chalán, Ovejas y Los Palmitos y en Cesar y La Guajira, en los Antiguos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación – AETCR, Tierra Grata y Ponderes, respectivamente.


Otros de los momentos memorables de las jornadas, fue la creación de los murales de la “No Estigmatización y la Reconciliación”, como apuesta de paz y reconciliación a través del arte, donde con una técnica innovadora a base de tierra, ladrillo, carbón y ceniza, liderada por el artista plástico Miguel Burgos, plasmaron la identidad cultural, vivencias y riqueza geográfica de los municipios, así como la memoria de una guerra, pero también la esperanza de un territorio en paz.

Asimismo, como otros de los elementos de construcción de paz y que hizo parte de estos espacios, fue la bandera de Colombia de retazos más grande que se está cociendo en estos momentos en el país, que fue expuesta recientemente en el Claustro San Pedro Claver en Cartagena y que lidera el artista Miguel Burgos desde el Colectivo Mangle. La bandera simboliza la construcción colectiva, la unión de partes, el cierre de heridas, el aporte que se requiere de todos para la construcción de paz de nuestro país.

Como aporte del compromiso de los firmantes del Acuerdo de Paz en los territorios con la comunidad, realizaron diferentes “Obras para la Paz” representadas en obras comunitarias que aportan a la integración social, como embellecimiento de parques, canchas y espacios que acordaron entre miembros de las comunidades. Igualmente, en algunos departamentos utilizaron el deporte como medio de reconciliación, donde participaron reincorporados, comunidad, víctimas y funcionarios de las alcaldías, como fueron los casos de El Carmen de Bolívar en Bolívar y Betania en Cesar, donde se llevó a cabo el partido por al “Paz y la Reconciliación”


Eugenia Mier, coordinadora del proyecto que adelanta la Fundación Evolución Caribe y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania, expresó que “Este ha sido un ejercicio valioso, que ha congregado a más de 430 reincorporados de las FARC y a más de 3.000 personas entre víctimas, comunidad, y entidades público - privadas como ARN, Ecomun, Misión de Verificación ONU, Alto Comisionado para la Paz, ART, JEP, Procuraduría, Juntas de Acciones Comunales, Universidades del SINÚ y de Caldas, gobernaciones de Bolívar y Sucre, alcaldías municipales, Cámara de Comercio de Valledupar, instituciones educativas, fuerza pública, organizaciones de base comunitaria como plataformas juveniles, entre otras entidades. En total participaron activamente más de 200 aliados, quienes además trabajaron en la organización y coordinación de este importante proceso de integración social”.


Wilman Aldana, excombatientes de las FARC y representante legal de la Cooperativa Cooperpazce, ubicada en antiguo Espacio de Capacitación y Reincorporación - AETCR Cesar, durante el evento pidió perdón públicamente a los líderes comunales y a los habitantes del corregimiento de San José de Oriente, perteneciente al municipio de La paz, por el daño causado e invitó a seguir trabajando juntos, para continuar gestionando desarrollo en esta zona del país.


Jesús David Fuentes, fiscal de la Junta de Acción Comunal del barrio El Mirador, del corregimiento San José de Oriente, Cesar, destacó que a través del proceso de paz y con la llegada de los reincorporados al AETCR Cesar, por primera vez tuvieron una escuela digna para los niños y agua potable.


“Estos espacios nos permiten afianzar el proceso de paz en el cual estamos transitando y le damos las gracias, porque todos estos trabajos que han realizado al lado de nosotros, permite que creamos más en el proceso de paz y avancemos hacia un mejor futuro”, puntualizó el líder comunal.


Edilber José Ramírez Yépez, miembro de la Cooperativa Multiactiva Productores de Chalán Gestores de Paz Montes de María – Coopchagephamm, agregó que “Como personas en proceso de reincorporación ha sido difícil el proceso debido a los estigmas, prejuicios y estereotipos, pero hemos ido avanzando con estos encuentros, temas comunitarios, ambientales y productivo, que nos ha permitido encontrarnos, aunque no ha permitido reconciliarnos en su totalidad, porque la paz no se hace de un día para otro, pero si nos ha permitirnos confrontarlos y llevar estos espacios de conversión”.

Manuel Toscano, delegado de la Mesa de Víctima del departamento de Bolívar, estuvo presente en el evento en Santa Rosa de Lima y manifestó la importancia de estos encuentros, que permiten que la comunidad se sensibilice en el tema de la reconciliación.


“Como víctimas pensamos que la paz se construye desde nuestro perdón y la reconciliación. El Acuerdo de Paz lo apoyamos y teníamos el anhelo que se firmara, porque vivimos el conflicto en carne propia y sabíamos que con este proceso tendríamos tranquilidad en nuestro territorio y vendría un tema de reconciliación y perdón, que nos conllevaría a tener un mejor país. Entre todos debemos contribuir, para que podamos convivir en nuestro territorio de manera pacífica”, manifestó Toscano.


El líder campesino Abraham Antonio Laguna Jiménez, dijo que “Después de la firma del Acuerdo de Paz la relación con las personas en proceso de reincorporación- excombatientes de las FARC ha sido muy buena, como líder uno tiene claro el problema social que existe en el país y desigualdad social, y cuando hay un grupo luchando por una causa y tienen un Acuerdo de Paz me identifica, porque se convierte en emprendedores de paz para el país sabiendo que la paz no la hará un grupo, un Departamento o un sector, la paz hace el pueblo”


Jackelin Howard, directora de Reconciliación de la Secretaría de Víctimas y Reconciliación de la Gobernación de Bolívar, puntualizó “Ha sido un espacio de compartir y de encuentro, donde el mensaje de paz ha llegado a cada uno de los que somos actores de la reconciliación. Tuvimos la presencia de reincorporados de FARC, víctimas del conflicto armado y comunidad quienes nos acompañaron; quiero celebrar este espacio, porque ha sido un espacio de amor en el que entendemos que el único camino es la paz, porque vale la pena vivir en paz y no dejemos que nos roben la esperanza, las ganas de seguir trabajando por la paz”.


Asimismo, se sumaron palabras de la Fuerza Pública, Armada y Policía Nacional, iglesias, instituciones educativas, universidades, fundaciones, Misión de Verificación de la ONU, ARN, ART, gobiernos locales, departamentales y nacionales, Cámaras de Comercio, Juntas de Acción Comunal de los municipios, entre otros actores, quienes ratificaron la importancia de unirnos para trabajar por la paz y la reconciliación desde los territorios.



17 visualizaciones0 comentarios