top of page
Buscar
  • comunicaciones988

Ex-Farc en Colombia: la difícil vuelta a la vida civil desde el Acuerdo de Paz

Por Anne Proenza, enviada especial en Tierra Grata (Colombia)

publicado el 29 de noviembre de 2021


Cinco años después de entregar las armas, los ex guerrilleros siguen su reintegración. Entre las dificultades económicas, la violencia persistente y relación conflictiva con el gobierno actual.

El 9 de diciembre de 2016, poco después del acuerdo de paz del 24 de noviembre entre el Estado y la guerrilla de las Farc, que había aceptado entregar las armas, el guerrilleros de las Farc, que habían aceptado entregar las armas. En ese momento, 55 guardias de las FARC llegaron a la aldea de Icononzo para deponer las armas y reintegrarse en la vida civil y la reinserción social en la vida civil. (Nadege Mazars/Libération).


Es una pequeña aldea llamada Tierra Grata donde viven unas 300 personas, incluidos cien niños. Para llegar, hay que pasar un control militar y tomar un camino escabroso por una pendiente. un control militar y tomar un camino escabroso que asciende por una pendiente pronunciada. pendiente pronunciada.


Es como si aún tuvieran que protegerse de visitantes no deseados. En la cima, la vista panorámica permite contemplar kilómetros a la redonda: las cumbres nevadas del picos nevados de la Sierra Nevada de Santa Marta, que se elevan hasta los 6.000 metros las crestas rojas de la Serranía de Perijá, que ocultan la frontera con la vecina Venezuela, y las casas blancas de Valledupar, capital del departamento del Cesar (Norte), enclavada en el valle verde.


Una característica especial es que casi todos los habitantes tienen dos nombres: el utilizado en el registro civil y su nombre de guerra, utilizado durante años en años escondidos y de los que a menudo no pueden deshacerse.


Pues Tierra Grata sólo tiene cinco años: es uno de los 24 Espacios Territoriales de Formación y Reincorporación. (ETCR) resultante del acuerdo de paz firmado entre el Gobierno colombiano y el acuerdo firmado entre el Gobierno colombiano y la antigua guerrilla de las Farc el 24 de noviembre de 2016. En aquel momento, los guerrilleros habían salido de la selva para entregar sus armas a los observadores de la ONU e iniciar su proceso de reincorporación a la vida civil. En total, según la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, todavía hay unos 3.100 (de los 13.608 excombatientes que firmaron el acuerdo de paz) viviendo en estas aldeas comunitarias más o menos funcionales. Los demás se han dispersado por las ciudades, sus familias y sus regiones de origen, mientras que un puñado ha vuelto a esconderse.


"Doble lenguaje" del Gobierno


"Hace cinco años no era más que una colina pelada", dice Alexandra Martínez, Alexandra Martínez, de 27 años, del cercano pueblo de Manaure, señalando a la comunidad alineados ordenadamente a lo largo de los caminos de tierra, o la guardería desde la que o la guardería desde la que se oye el alegre balbuceo de una docena de niños. de los niños. "Es otro mundo, estamos viviendo de cerca la reconciliación, añade. El joven de 20 años llegó a Tierra Grata hace tres años para trabajar en un corto hace tres años para trabajar en un breve proyecto para el ayuntamiento de Manaure, y se ha quedado.


Ahora es pareja de un antiguo comandante de las FARC y madre de una niña de 2 años. hija, se siente "útil" y bastante "abrumada": desde la reunión de planificación que desde la reunión de planificación que empieza a las 5:30 cada lunes por la mañana, hasta la organización de la organización del reciclaje de la basura, y todo el trabajo comunitario que semana para intentar sacar este nuevo espacio de paz del suelo.


En este día concreto de principios de noviembre se celebra una asamblea general. A unas cincuenta personas se reúnen en la sala de la biblioteca, uno de los pocos barracones con aire acondicionado cuando la temperatura exterior es de 30°C. Con la ayuda de dos trabajadores de las Naciones Unidas, los ex guerrilleros están trabajando en un proyecto para una tienda de herramientas y material de construcción que funciona a través de una cooperativa. Entre el público se puede ver a Rodrigo Granda. El ex comandante de 72 años, una de las figuras del partido Comunes (nuevo nombre del partido Farc), critica el "doble discurso" del Gobierno que "pretende aplicar internacionalmente el acuerdo de paz mientras lo sabotea". "Le corresponde al Estado protegernos", insistió, en referencia a los 296 exguerrilleros asesinados en todo el país desde el 24 de noviembre de 2016.


"La aplicación del acuerdo de paz no avanza, los resultados son débiles: seguimos estigmatizados, asistimos al rearme de grupos ilegales grupos ilegales, los recursos asignados a las zonas más afectadas por el conflicto son utilizados por antiguos están siendo utilizados por viejos clanes políticos, la redistribución de la tierra no funciona y ni siquiera tenemos redistribución no está funcionando y ni siquiera tenemos seguridad jurídica", se queja Carolina Vargas, que Carolina Vargas que, tras veinte años de guerrilla, acaba de obtener su máster en administración pública. Es una de las pocas que ha conseguido, en cinco años de estudios universitarios. Esto le bastó para conseguir un contrato -por una sola vez- en el ayuntamiento de Manaure, donde coordina la contrato en el ayuntamiento de Manaure, donde coordina la oficina para mujeres Coordina la Oficina de la Mujer, Género, Diversidad y Proceso de Paz. "What's going on here en Tierra Grata es gracias a nuestra autogestión", añade.


En Colombia, la precipitación autoritaria


La administración del actual presidente Iván Duque (Centro Democrático, derecha), que sucedió a Juan Manuel Santos, firmante del acuerdo de paz, es está ciertamente obligado por la Constitución a aplicar un acuerdo que ha contra la que se ha luchado durante mucho tiempo. Son cinco años de un acuerdo de paz, pero también cinco años de un 'no', dice Hans Blumenthal, director de Evolución Caribe, una financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, que acompaña al que está apoyando la reincorporación de excombatientes en todo el Región del Caribe. Con ello, alude al referéndum de paz que en octubre de 2016, con una ajustada victoria del "no" (50,21%), estuvo a punto de echar por tierra las negociaciones y negociaciones y forzaron una reelaboración de última hora del acuerdo antes de su firma final. En una muestra de la complejidad de la situación colombiana, fue los promotores del "no" a la paz que ahora gobiernan el país.


Este acuerdo se mantiene gracias a la voluntad de quienes lo firmaron y con la ayuda de la cooperación internacional", insiste Rodrigo. cooperación internacional", insiste Rodrigo Granda.


"Una generación privilegiada"


A los niños que juegan en la pequeña y colorida guardería de Tierra Grata no les importa nada de esto. La psicóloga infantil Irlena Camargo, que viene a cuidarlos todos los días desde Valledupar, está encantada. Son una generación privilegiada, están sobreprotegidos y son muy deseados. Y para Alexis José Oñate, teniente de alcalde de la vecina localidad de La Paz, los últimos cinco años han sido "muy positivos". Hijo de la región, se recuerda un "pasado bárbaro", refiriéndose tanto a los abusos de los grupos paramilitares como al día en que las guerrillas grupos paramilitares y el día en que los guerrilleros asesinaron al alcalde en su despacho en su despacho en enero de 1997.


Pero la violencia no ha desaparecido. Y hoy, es Diego, 40 años veinte años en la guerrilla, que admite que se resiste a dejar el ETCR para vender sus servicios como jornalero agrícola, como hizo al principio de la paz. Los ex miembros de las FARC no son los únicos que sufren el recrudecimiento de la violencia política: más de 1.000 violencia política: más de 1.000 líderes sociales - activistas políticos activistas comunitarios, de derechos humanos, medioambientales y de restitución de tierras activistas medioambientales y de restitución de tierras. 2016. Según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, actualmente hay 90 grupos armados en Colombia -mafias, guerrillas, paramilitares- que reúnen a guerrilleros, paramilitares- con unos 10.000 miembros. En "disidentes" de las FARC - que se negaron a firmar el acuerdo de paz o han Los "disidentes" de las FARC -que se negaron a firmar el acuerdo de paz o se han alzado en armas desde entonces- representan sólo una pequeña parte de este grupo.


Rodrigo Londoño: "Este acuerdo de paz no es de las FARC sino de los colombianos de las Farc, sino de los colombianos".


En Tierra Grata, la deserción del ex comandante Jesús Santrich, acusado por el gobierno de narcotráfico (un montaje según sus antiguos compañeros) y luego asesinado en la clandestinidad en Venezuela, sigue siendo un trauma. Como la de Iván Márquez, el jefe negociador del acuerdo de paz, que volvió a la clandestinidad en 2019. La mayoría de los ex guerrilleros que conocimos no manifestaron ningún interés en volver a la guerra.


Sin embargo, algunos de ellos lamentan en silencio no disponer de armas para defenderse de las amenazas, o lloran la pérdida de sus defenderse ante las amenazas, o lamentar la pérdida de un cierto sentido de las adversidades de la vida en un país donde las desigualdades sociales son infinitas, las desigualdades son infinitas. "La guerrilla era una organización militar. Una vez su propio sustento", dice el ex comandante Marcos Martínez, que ahora dirige la cooperativa Coompazcol de la vecina ETCRs Coompazcol en la vecina Pondores (departamento de la Guajira).


Proyectos de cooperación


La supervivencia económica y la falta de oportunidades es uno de los mayores uno de los mayores retos para los excombatientes que regresan a la vida civil. "Antes, si necesitabas botas, un uniforme, jabón, lo pedías y siempre venía y siempre acababa pasando", recuerda Félix Arango, de 63 años, "que se incorporó a la guerra en Se unió a la guerra en 1988 porque no había otro camino". Puede que los firmantes de la paz reciban un poco menos del salario mínimo colombiano cada mes (unos 200 euros), pero siguen sin cobrar lo suficiente. salario mínimo (unos 200 euros) cada mes, una asignación que es a la vez en un país donde casi nadie recibe asistencia social), el final del mes es en un país donde casi nadie recibe ayuda social), el final de mes es difícil. En los ETCR, la mayoría de los excombatientes En los ECA, la mayoría de los excombatientes han desarrollado "proyectos productivos" colectivos, financiados financiado en parte por diversos organismos gubernamentales y la y la comunidad internacional. La cooperativa es la forma más cercana de nuestra lucha", señala Marcos Martínez, pero es difícil que estos proyectos sean realmente viables. No es tan fácil vender tomates, café, huevos o ropa a precios competitivos cuando acabas de empezar. No es tan fácil vender tomates, café, huevos y ropa a precios competitivos cuando se está empezando en la economía de mercado. "Tienes que Tenemos que ayudarles a asegurarse un futuro económico", afirma Hans Blumenthal, cuya ONG apoya a diecinueve cooperativas de cuatro departamentos.


En Tierra Grata, la asociación Ecotours gestiona el pequeño restaurante del pueblo, tienda de comestibles, un hotel en construcción y un campamento donde los turistas pueden donde los turistas pueden venir a vivir como los guerrilleros de antaño durante unas noches en plena naturaleza. en plena naturaleza y hacer excursiones para observar aves. "Pero trabajamos, trabajamos y realmente no generamos ningún ingreso", se lamenta Germán. Gómez, 58 años, 30 de ellos en la guerrilla. El representante legal de Ecotours añade bromeando: "En la guerrilla, teníamos televisión por satélite sin tener que pagarla. Luego dice: "Hay situaciones peores. La pobreza ha aumentado en todo el país.


John Albarrán, responsable del taller de costura Tierra Grata Confecciones, muestra con orgullo sus máquinas de coser y las camisas que se para las Naciones Unidas. Con la ayuda de la ONG Evolución Caribe, pudo viajar este verano a la feria Colombiamoda de Medellín para Medellín, para promocionar su obra. Como signo de la reconciliación John también está organizando un intercambio de formación con un grupo de mujeres de mujeres de la región víctimas del conflicto. Obviamente, esto no está exento de dolor. dolor. Blanca Angarita, de 56 años, acude a Tierra Grata para aprender algunas técnicas de costura. algunas técnicas de costura, también sigue buscando a su hijo, que desapareció en 2004. Inscrito - ¿a la fuerza? - a los 14 años por la guerrilla.


Artículo publicado.

Ex-Farc en Colombie _ le difficile retour à la vie civile depuis l’accord de paix – Libéra
.
Descargar • 395KB

18 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page